La trata de personas no es simplemente algo del pasado colonial.

Cada año, docenas de miles de mujeres en todo el mundo son obligadas a gestar niños con la finalidad de destinarlos al mercado de los vientres de alquiler.

Este negocio internacional semi-legal toma ventaja por la difícil situación financiera de las mujeres, particularmente, de países en desarrollo, a fin de aprovecharse de la miseria de otros. Las mujeres jóvenes son tratadas como en fábricas de niños: son explotadas y abandonadas.

Las regulaciones legales, tanto locales como internacionales, no controlan estas prácticas, que dan lugar a un incremento de las patologías en este campo. Necesitamos instrumentos legal eficaces para acabar con el problema de la cosificación de las mujeres y el tráfico de niños a lo largo del planeta.

«Crying» by memekode is licensed under CC BY 2.0

¿Qué son los vientres de alquiler? ¿Qué implicaciones tiene?

Los vientres de alquiler son referidos a veces como maternidad subrogada. Esta práctica consiste en la fertilización del óvulo de una mujer mediante la técnica in vitro y su inyección en el útero de otra persona. La madre subrogada lleva la gestación en un plazo y vende el niño a terceras personas (matrimonios, parejas, incluyendo a solteros y a parejas del mismo sexo) tras su nacimiento. Las madres son, a menudo, mujeres de Europa del Este y el sur de Asia que atraviesan una difícil situación financiera, siendo los clientes habituales personas de Europa Occidental y Norteamérica.

Los vientres de alquiler son el mal de nuestros tiempos, que contradicen los derechos humanos fundamentales. Las agencias intermediarias especiales ofrecen la posibilidad de elegir el sexo, la aza o el color de pelo a las personas que desean comprar un niño. Incluso este tipo de selección es discriminatoria o incluso racista por naturaleza, violando la inalienable dignidad humana. Los niños paridos por mujeres de países pobres son comparados, de manera incremental, por personas ricas, incluyendo celebridades que “no tienen tiempo para la gestación”. Esta práctica humillante debe pararse. ¡Podemos hacerlo juntos!

Los vientres de alquiler, en cifras

Los datos estadísticos globales en torno al número de vientres de alquiler no se conocen debido a su legalidad parcial; sin embargo, se estima que 25000 mujeres al año en India crían solas a sus hijos con la intención de ponerlos en venta.

The Guardian

En 2020, el mercado de los vientres de alquiler suponía unos 4 millardos de dólares norteamericanos (USD). Empero, se espera que alcance los 33’5 millardos en 2027.

Surrogacy Market Size – Global Market Insighs

El precio de mercado de un niño oscila entre los 25000 y los 250000 dólares norteamericanos (USD). Una mujer que cría a un niño recibe una remuneración de una cantidad entre los 5000 y los 25000 USD.

The Lancet

En julio de este año, el Servicio de Seguridad de Ucrania (SSU) desmanteló un grupo criminal que estaba involucrado en la venta de niños a países extranjeros y la expedición de documentos falsificados. El SSU también descubrió que los niños habían muerto en una clínica que ya había sido cerrada, siendo este caso ocultado.

Security Service of Ukraine

El bien del niño es uno de los derechos humanos fundamentales, reflejado de manera incuestionable en los tratados internacionales. Pese a esto, muchos países ignoran aún el problema de la gestación subrogada o hacen la vista gorda a prácticas de tráfico de niños. Necesitamos una nueva legislación, adaptada a los retos modernos, que solucione el problema de los vientres de alquiler de una vez por todas. ¡Hay que poner fin al tráfico de niños!

Hay casos en los que los compradores de niños se resignan a la compra. Esto ocurre, sobre todo, debido a enfermedades de los niños, aunque no es esta la única razón. En este caso, la mujer decide, habitualmente, abandonarlo. Estos bebés recién nacidos son destinados a orfanatos públicos. «No nos la llevaremos a América. Esta niña está enferma y es incurable» dice gente que quiso comprar a Bridgette, hoy una niña de Ucrania perfectamente sana, a la que el negocio de los vientres de alquiler ha privado de su identidad y una familia.

No podemos engañar a la naturaleza humana. Después de criar a un niño, las mujeres no quieren a menudo desprenderse de su descendencia debido al acoplamiento y el instinto de maternidad. Es más, las madres sienten a menudo que las personas que solicitaron a sus hijos los tratarán como juguetes en vez de como pequeñas personas con sus derechos y su dignidad. En estos casos, las personas que solicitan al niño exploran todas las vías posibles de despojarse del niño en contra de su voluntad.

Los vientres de alquiler son un negocio lucrativo en el que los agentes consiguen beneficios. Anualmente, la organización Man Having Babies organiza una feria de niños durante la cual, las personas del mismo sexo interesadas pueden elegir a una mujer cuyo vientre contratarán. También pueden elegir la raza del niño, su sexo o su color de pelo. En 2020, un evento de este tipo tuvo lugar en Bélgica, pese a que la ley de este país prohíbe los vientres de alquiler. Como podemos ver, necesitamos nuevas soluciones legales a estos respectos.

A comienzos de 2020, la pandemia del COVID19 estalló, resultando en el cierre de fronteras en la mayoría de países del mundo. Como consecuencia, casi un millar de bebés recién nacidos que fueron gestados a petición de clientes occidentales se quedaron atrapados en Rusia. Estos niños solo fueron cuidados debido a su valor de mercado y al deseo de obtener beneficio que tienen las clínicas de reproducción.

Defendamos juntos la dignidad humana. ¡Los niños no se venden!

A fin de reforzar la existente Convención de Derechos de los Niños, enviamos un borrador del Protocolo Opcional a la convención mencionada previamente para su consideración, en las Naciones Unidas. Queremos una legislación clara que proteja la dignidad de las mujeres y los derechos del niño. Debemos poner fin al tráfico humano.

El Protocolo Opcional de la Convención de Derechos del Niño sobre prácticas de vientres de alquiler introduce:

La prohibición de las prácticas de vientres de alquiler comerciales

La prohibición de la organización e intermediación en vientres de alquiler

La prohibición de la publicidad sobre la gestación subrogada

Ayúdanos a combatir las prácticas de tráfico de niños – ¡Firma esta petición a la ONU!

Estimado Alto Comisario de Derechos Humanos de la ONU,

Con motivo de la proximidad del aniversario de la adopción de la Convención de Derechos de Niño por parte de la Asamblea General de la ONU y en consideración de las ideas de derechos humanos universales, particularmente aquellos incluidos en la Convención de Derechos del Niño, reconocemos la necesidad de desarrollar los instrumentos existentes de protección legal de los niños contra el tratamiento abusivo. Los vientres de alquiler (maternidad subrogada) son una contradicción con respecto a los derechos fundamentales protegidos por la Convención.

Por ende, le pedimos que presente el Protocolo Opcional adjunto a la Convención de Derechos del Niño en el próximo encuentro de la Asamblea General de la ONU y que apele a los Estados-miembro a firmarlo.

El siglo 21 ha brindado un gran desarrollo a las naciones del mundo, particularmente, el desarrollo del mercado global, donde casi toda reserva de este mundo está presente. Empero, no podemos dejar que la vida humana sea tratada como una mercancía. Y los niños que se pretenden para el mercado de los vientres de alquiler, así como sus madres, que forzadas por su situación financiera aceptan dar a nacer a los niños para su venta en el futuro, normalmente en el extranjero, son tratados como mercancías.

Nos oponemos a la conversión de la vida humana en dinero y al uso de la miseria de la parte pobre de la sociedad global por parte de los ricos y poderosos de este mundo. Merece la pena recordar el Artículo 8 de la Convención, que confirma el derecho de los niños a “preservar su identidad, incluyendo la nacionalidad, el nombre y las relaciones familiares”. De acuerdo con el Artículo 21 de la Convención, los mejores intereses del niño han de ser la consideración primordial. La misma provisión pone las partes de los Estados de la Convención bajo la obligación de dar todos los pasos relevantes para asegurar que las personas involucradas en el proceso de adopción no derivan ganancias financieras impropias. Los vientres de alquiler comerciales se oponen a las provisiones de la Convención previamente mencionadas. Por ende, exigimos su refuerzo con un Protocolo Opcional de la Convención de Derechos del Niño, la cual obligará a llevar a cabo acciones concretas contra las prácticas comerciales de los vientres de alquiler.

Los informes de los medios que se han elaborado en los últimos años muestran que la gestación subrogada son un proceso gradual y peligroso que no respeta la vida humana. Las ferias de niños y las prácticas de abandono de los bebés recién nacidos que están enfermos y sustracción de los niños de sus madres en contra de su voluntad continúan como resultado de negligencias de la comunidad internacional a las que hemos de poner fin.

Creemos que los mecanismos incluidos en el Protocolo Opcional de la Convención de Derechos del Niño en materia de vientres de alquiler (maternidad subrogada) ayudará a la gente a combatir el desarrollo del mercado comercial de los vientres de alquiler, que se manifiesta por sí mismo en el crecimiento de la institucionalizada red de clínicas y entidades intermediarias en las prácticas del tráfico de niños. Estamos alarmados ante los análisis económicos que indican el hecho de que el mercado de los vientres de alquiler va a incrementar su valor ocho veces durante los próximos seis años.

Creemos que también tú estás preocupado sobre el bien de los seres humanos, en particular, de los más inocentes (los niños). Por tanto, apelamos a la adopción del protocolo previamente mencionado, que asegurará protección legal a los más pequeños.

Atentamente
Los ciudadanos de los Estados de la ONU

La petición fue firmada por: 1229

El administrador de sus datos es el Instituto de Cultura Jurídica Ordo Iuris. Para descubrir mas

En conformidad con el artículo 13 de la Regulación del Parlamento Europeo y el Consejo (UE) 2016/679 del 27 de abril de 2016 sobre la protección de personas naturales respecto al procesamiento de sus datos personales y la libre circulación de los mismos, y la derogación de la Directiva 95/46/EC (Regulación General de Protección de Datos), referida de ahora en adelante como GDPR, os informamos de que tus datos personales son procesados por: (1) El Instituto para la Cultura Legal Ordo Iuris, con oficina registrada en Zielna Str. Nº 39, 00-108, Varsovia (Polonia), al que nos referiremos, de ahora en adelante, como el Instituto (conjuntamente como Controladores Conjuntos o, de manera separada, como Controlador de Datos). para: (a) Dirigir una petición al destinatario (b) informar acerca de la campaña, (c) mantener un contacto regular con los controladores de datos, en conexión con sus propósitos estatutarios, en particular, para informar sobre los eventos y campañas sociales así como respecto a las posibilidades de proveer apoyo a los controladores de datos. El procesamiento de tus datos personales es necesario para los propósitos de los intereses legítimos perseguidos por el controlador, en conformidad con el artículo 6, párrafo 1, punto (f), del RGPD. Usted nos provee sus datos personales en una base puramente voluntaria, aunque si no quieres proveer los datos requeridos, no podremos dirigir una petición al destinatario, proveer información sobre nuestra campaña o informar sobre nuestras actividades estatutarias, perseguidas por cada uno de los Controladores de Datos. En conformidad con el RGPD, debes tener: (a) el derecho de acceso a los datos y obtener una copia de estos; (b) el derecho de acceso a tus datos y de obtención de una copia de los mismos; (c) el derecho de rectificación de tus datos personales; (d) el derecho de borrado de tus datos personales; (e) el derecho de obtención de la restricción del procesamiento de datos; (f) el derecho a objetar al procesamiento de datos; (g) el derecho a interponer una demanda a la autoridad supervisora en todos los asuntos relacionados con el procesamiento de datos personales, para asegurar el cumplimiento de esta RGPD. Tus datos personales se almacenarán hasta que las declaraciones prescriban tras el periodo de limitación especificado en las regulaciones legales en vigor en el Estado donde el controlador de datos tenga su oficina registrada. Los receptores de tus datos personales serán entidades que presten servicios para los controladores de datos, en particular, alojamiento, imprenta, envío postal, pagos, asuntos legales, contabilidad, personal y servicios IT. Cada controlador de datos es responsible del cumplimiento de las obligaciones bajo la RGPD, en relación con las posibles transferencias de datos fuera del Espacio Económico Europeo (EEE). En este caso, cada Controlador Conjunto ha de asegurar las adecuadas o apropiadas salvaguardas y los medios por los cuales se puede obtener una copia de estos, o donde estos vayan a estar disponibles. Los datos personales provistos han de ser procesados automáticamente, incluyendo la forma de perfilado. Empero, las decisiones sobre el procesamiento no serán automatizadas. Cada uno de los Controladores Conjuntos ha de cumplir con las obligaciones de información para con usted y la autoridad supervisora que resulta del RGPD. El CJTM provee medidas apropiedad para demostrar el cumplimiento del procesamiento de datos personales conforme a las provisiones de la ley. Cada Controlador de Datos ha de implementar medidas técnicas y organizativas para asegurar que el procesamiento se lleva a cabo de acuerdo con la ley, por sus propios medios. El CJTM será responsable de habilitarte en el ejercicio de esos derechos mencionados arriba. También puedes ejercer tus derechos contra el Instituto. El CJTM dirigirá, a solicitud tuya, tu petición, al Instituto, para procesarla. Si tienes alguna pregunta respecto a tus datos personales, envíala, por favor, a la siguiente dirección: El Instituto para la Cultura Legal Ordo Iuris, con oficina registrada en Zielna Str. Nº 39, 00-108, Varsovia (Polonia); biuro@ordoiuris.pl

Coalition against surrogacy

 

Ordo Iuris, Instytut na rzecz Kultury Prawnej

Poland

 

 

Национална асоциация “Поход за семейството”
National Association March for the Family

Bulgaria

 

 

Faith and Future Association

Bulgaria

Асоциация Общество и Ценности
Association Society and Values

Bulgaria

 

Aliance pro Rodinu

Czechia

 

 class=

 

Tradiční rodina, zapsaný spolek

Czechia

 

 

Aktionsbündnis für Ehe & Familie – DemoFürAlle

Germany

 

 

Nazione Futura

Italy

 

 

Pro Vita & Famiglia ONLUS

Italy

 

 

One of US Nederland

Netherlands

 

 

Centrum Życia i Rodziny

Poland

 

 

Konfederacja Kobiet Rzeczypospolitej Polskiej

Poland

 

 

Stowarzyszenie Marsz Niepodległości

Poland

 

 

Stowarzyszenie Roty Marszu Niepodległości

Poland

 

 

Stowarzyszenie Straż Narodowa

Poland

 

 

Asociația PRO VITA București

Romania

 

Pro-life Action Slovakia

Slovakia

 

 

Asociácia za život a rodinu, o.z.

Slovakia

 

 

Nadácia Slovakia Christiana

Slovakia

Asociación Española de Abogados Cristianos

Spain

 

 

España Confidencial

Spain

 

 

Federación Española de Asociaciones Próvida

Spain

 

 

Marriage, Sex and Culture Group

United Kingdom

 

 

International Organization for the Family

United States

 

 

Femina Europa

France

 

 

Political Network for Values

Spain

 

 

Koalicja dla Życia I Rodziny

Poland

 

 

Chrześcijański Kongres Społeczny

Poland

 

 

Fundacja Św. Benedykta

Poland

 

 

Instytut Ordo Caritatis

Poland

 

 

Stowarzyszenie Rodzin Wielodzietnych Warszawy i Mazowsza

Poland

 

 

Ciudadano Austral

Chile

 

 

Fundacja Głos dla Życia

Poland